Opiniones sobre «El amor siempre llama dos veces»

Esto me han mandado por privado, con lo que me gusta a mi que pongáis vuestra opinión en público, aquí, o mejor aún en amazon, y resulta que queréis quedar en el anonimato. Pero yo no me resigno a dejar sin publicar esta fantástica opinión digna de cualquier blog de reseñas que se precie. Muchísimas gracias por tus palabras María, me han emocionado muchísimo.

«Me voy a atrever a hacer una breve reseña de tu libro Mencía, aunque para mí no es fácil porque no me dedico a esto y nunca he hecho ninguna. Pero bueno supongo que se trata de comentar la historia que cuentas en «El amor siempre llama dos veces» la historia de Uxìa y Manuel.
Me gustaría ser lo mas objetiva posible, pero me ha gustado tanto que no sé si seré capaz de serlo.
Lo primero que diré es que hay un cambio bastante considerable con respecto a tus novelas anteriores. Es totalmente diferente incluso en la forma de contarla.
No es de extrañar que los personajes no sean capaces de olvidar una historia de amor que les sucede cuando son aún adolescentes, porque a esa edad todo se vive muy intensamente. Pero reencontrarse 20 años después y retomar la historia como si nada hubiera pasado, sólo puede ocurrir cuando la intensidad de los sentimientos queda gravada a fuego en el alma y en el corazón de los personajes, como ocurre en esta novela.
Los miedos de ambos son lógicos, pero Manuel, ese hombre increíble que cualquier mujer desearía tener a su lado, le deja ver y sentir que el tiempo no ha borrado el gran amor que siente por ella y aunque serían lógicas las dudas e inseguridades después de haber desaparecido de su vida sin apenas dar explicaciones, no hay una sola gota de resentimiento en él.
Los personajes, tanto Uxía como Manuel e incluso los hijos adolescentes de ambos, están muy bien construidos. Pero por razones obvias, me quedo con Manuel.
Me han gustado mucho también las historias que suceden dentro de la historia, y cómo la autora coloca a los personajes ante hechos que realmente ocurrieron y la forma en la que ellos los vivieron.
También me ha gustado el tratamiento que le ha dado a ciertas escenas y hechos realmente escabrosos y duros.
Y por supuesto, no quiero dejar de mencionar el tema erótico. Como ya nos tiene acostumbrados, Mencia no defrauda en este aspecto. Las escenas eróticas están narradas de tal forma que aun sin ser soeces ni ordinarias, no pierden intensidad sexual, sino todo lo contrario, consiguen subir la temperatura del lector muy intensamente.
Es una novela en la que los sentimientos de los personajes están a flor de piel y consiguen transmitirlos al lector en toda su intensidad.
Desde luego es una lectura amena y llena de emociones, que se deja leer fácilmente porque te atrapa desde la primera línea.
La única pega que le pondría es que se me ha hecho muy corta.
Gracias Mencía, espero que sigas escribiendo historias tan maravillosas como esta de Uxía y Manuel. Con ese erotismo tan intenso y sutil que es ya tu seña de identidad.»