Archivo por meses: enero 2018

Reseña de “Vente conmigo al Cielo”

El blog de “Miss Smile” ha hecho esta reseña de “Vente conmigo al cielo” y la verdad, estoy emocionada, porque desde que salió el libro a la venta, estoy un poco nerviosa, y es que tratar el tema de la violencia de género me resultó bastante complicado, como bien dice Nuria, ponerse en la piel del maltratador fue muy difícil. Pero el reto en esta novela no era sólo ese; era, por una parte darle la vuelta a esa situación y hacer ver a las mujeres que por duro que sea, siempre se puede salir, de todo se puede salir. Y por otra, y este era el reto más grande, no quisiera de ninguna manera frivolizar con este tema. Por eso me ha emocionado esta reseña de Nuria Pazos, porque ha captado todo eso que yo quise transmitir. MUCHÍSIMAS GRACIAS!!!!

“Vente conmigo al cielo” de Mencía Yano

Reseña: “Los ojos de Saïd”

Autora: Mar Montilla

Editorial: Group Edition World

Biografía:

Mar Montilla (Barcelona 1967) es licenciada en Psicología por la UB. Escribe desde los doce años y, aunque sigue ejerciendo como psicóloga, su faceta de escritora ha ido ganando terreno con el paso del tiempo, hasta revelarse como su auténtica vocación.
Sus tímidas incursiones en diferentes géneros (ensayo, novela erótica, romántica y contemporánea) la han llevado a descubrir que no le gustan las etiquetas.
Es autora de “Pasión en Marrakech” (Tombooktu erótica); y de “Me separé, aunque le amaba demasiado” (Amazón Psicología, 2015). “Los ojos de Saïd” (novela romántica, Ediciones Coral, 2017) es su tercera novela publicada.
Ya está en camino la cuarta.
También colabora escribiendo artículos para la revista “CÉ CHIC. Para mentes abiertas.

Sinopsis:

Sara es una periodista española que escribe una columna sobre el mundo árabe y musulmán. La llegada a la redacción de Saïd, un joven marroquí que colaborará con ella como intérprete, revolucionará su vida entera, rompiendo sus esquemas y poniéndolo todo patas arriba. Al principio intenta resistirse, pero resulta demasiado evidente que se gustan. Inician un apasionado romance que ambos consideran pasajero, aunque se sienten tan a gusto juntos que acaban haciéndose inseparables. Al mismo tiempo, Alicia (amiga de Sara) inicia una relación con Nadir, compañero de piso de Saïd.
Pero mientras que Alicia y Nadir sólo quieren divertirse, Sara y Saïd enseguida se dan cuenta de que lo suyo sí va en serio. Abrumados por los tópicos y cargados de prejuicios el uno hacia el otro, observan impotentes que el amor se abre camino, a su pesar. Ella empieza a comprender una cultura que creía conocer. Y en él se va difuminando la frívola imagen que tenía de la mujer occidental. A medida que el tiempo avanza, sin embargo, los conflictos interculturales, el rechazo familiar y otros muchos obstáculos parecen abocar la relación a un inevitable fracaso.

Opinión:

Es esta una novela muy íntima, la propia autora dice que en ella ha volcado emociones y sentimientos muy viscerales, vividos en primera persona, y eso se nota en cada párrafo. Está escrita en tercera persona algo que, a mí como escritora, me gusta especialmente, porque el lector puede ver y comprender los sentimientos y la forma de actuar de cada personaje.
Entrelaza dos historias de amor interracial. La de Saïd y Sara, en la que el amor surge sin querer y va creciendo hasta hacerse realmente sublime, y la de Nadir y Alicia que por el contrario es más un juego sexual en el que ninguno de los dos pretende, ni quiere nada más. Me ha gustado especialmente conocer los entresijos de un amor entre dos personas tan diferentes, ya que, aunque tanto Nadir como Saïd, viven y trabajan en España, son marroquís y por ende musulmanes. Sara es consciente de las diferencias culturales entre ellos, pero pronto comprende que todas las ideas preconcebidas que tiene sobre la cultura musulmana son muy confusas y la mayoría estereotipadas. Por eso al principio, la historia de amor que surge entre ellos la asusta bastante, pero poco a poco el amor sincero y apasionado de Saïd la atrapa y ella se entrega totalmente para vivir la más intensa y maravillosa historia de amor que jamás hubiera soñado.
La narración tiene ese sosiego, esa dilación, que permite al lector recrearse y comprender la profundidad de los sentimientos de ambos personajes.
Después de “Pasión en Marrakech”, con “Los ojos de Saïd” la autora vuelve a acercarnos a la cultura árabe, esta vez de forma bien diferente y más profundamente, si cabe. Te felicito Mar Montilla, leer esta novela ha sido un auténtico placer.

“Día de Reyes”
En un viaje que hice a Italia visité la ciudad de Ravena, famosa por sus mosaicos. Allí está el famoso mosaico de San Apollinaire Nuovo en el que aparecen por primera vez los nombres actuales de los tres reyes magos, Melchor, Gaspar y Baltasar. Se trata de un mosaico del siglo VI en el que se distingue a los tres magos ataviados al modo persa con sus nombres encima y representando distintas edades. Pero todavía tendrían que pasar mucho tiempo, hasta el siglo XV, nueve siglos nada menos… hasta que el rey Baltasar aparezca con la tez negra y los tres reyes, además de representar las edades, representen las tres razas de la Edad Media; Melchor encarnará a los europeos, Gaspar a los asiáticos y Baltasar a los africanos.
En España, la tradición de convertir la noche de Reyes en una fiesta, con regalos para los niños, no empezó hasta el siglo XIX, imitando lo que se hacía en otros países el día de Navidad en homenaje al santo oriental San Nicolás. Y fue en 1866 cuando se celebró la primera cabalgata de reyes en Alcoy, tradición que se extendió al resto del país y posteriormente a otros países, especialmente a países de cultura hispana.
Es curioso que la única fuente bíblica que menciona a unos magos, sin especificar ni sus nombres, ni el número, ni el título de reyes, Es el evangelio de Mateo en el Nuevo testamento. Esta es la parte en la que cuenta como tras seguir una estrella, buscan al «rey de los judíos que ha nacido» en Jerusalén, guiándoles dicha estrella hasta Jesús nacido en Belén, y al que llevan como ofrendas, oro incienso y mirra.
Hoy en día relacionamos la palabra mago con la magia, pero no se entendería que la biblia hablara de magia, y es que el termino “mago” hacía referencia a Hombre de ciencia.
Por otra parte, después de saber esto, me he preguntado ¿Por qué unos “hombres de ciencia” iban en busca de un niño recién nacido para adorarlo? Ahí la iglesia como siempre, ha sido muy sibilina; si tres científicos siguiendo una estrella llegaron a Belén, para adorar a un niño recién nacido y de madre virgen impoluta, ¿Cómo las demás gentes no iban a adorar a ese dios que acababa de nacer? Y, de aquellos barros, estos lodos…
Pero yo que no creo en dioses, ni ídolos de ningún tipo, sin embargo, sí creo en la magia. En la magia del amor, de la honestidad y de toda la buena gente que trabaja muy duro cada día y hace de Rey Mago para crear una ilusión en la vida de los suyos. Esa ilusión la he vivido en mi casa desde pequeña y sigo manteniéndola viva, porque creo firmemente que las ilusiones alimentan el alma, y alimentar el alma es tan necesario como el pan de cada día.
Así que en mi carta he pedido como siempre, salud para los de mi casa, ilusión para seguir viviendo, y mucho amor… Felices Reyes!!!!