…Esto ocurre en “Magnolias para Andrea”

magnolias_1A esas horas, ya no había mucho tráfico por el centro de Madrid. Ella se apretaba a él y lo abrazaba por la cintura y a Pablo eso le daban ganas de seguir en moto hasta el infinito. Pero recordó que la cena les estaba esperando, así que tomaron rumbo a casa, guardaron la moto y se dirigieron hacia el ascensor. Iban en silencio. Ella estaba un poco abrumada por las sensaciones que empezaban a surgir en su interior y él pensaba cómo hacer para que la situación no se le fuera de las manos. No quería presionarla, pero tampoco quería que ella pensara que le era indiferente.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*