Reseña de “El amor siempre llama dos veces”

Querida Mencía, he visto que mañana sábado presentas tu novela en Petín, y la verdad es que este me parece un buen momento para escribir una pequeña reseña de tu novela, El Amor Siempre Llama Dos Veces, y para comentar algunos de los aspectos que más me han llamado la atención al leerla.
En mi opinión, la novela merece la pena por varias razones, y una de las primeras es que nos encontramos ante una novela romántica que realmente se centra en los protagonistas, Manuel y Uxía, y donde las tramas secundarias contribuyen realmente a su desarrollo individual y como pareja, y no al revés. Además de esto, creo que otro de los puntos fuertes de la novela son las circunstancias personales de los personajes, ambos sobrepasando esa edad “límite” de los 40 que no se corresponde necesariamente con la edad prototípica de las heroínas y héroes del género con los que nos encontramos a menudo. Esta perspectiva introduce una serie de cuestiones, como el desarrollo de la sexualidad durante la madurez o las relaciones intergeneracionales en una misma familia, que serían prácticamente invisibles de otro modo.
Las ventajas de incluir protagonistas como Uxía y Manuel son muchas. La novela se convierte en un espacio en el que representar una parte de la historia política y social española, y debatir sobre asuntos que afectan a la sociedad contemporánea en general, y a las mujeres en particular. Por ejemplo, los cambios que se han producido en la unidad familiar tradicional tienen un gran peso lo largo de toda la novela, así como la conciliación de la vida profesional y laboral, más difícil en el caso de las madres como Uxía. También está la cuestión de la identidad y sobre lo difícil que puede ser empezar de cero cuando uno tiene responsabilidades para con los demás, pero también el deseo (y la necesidad) de vivir una vida propia que sea satisfactoria. Estos son sólo algunos ejemplos, y cualquiera que decida sumergirse en la novela se encontrará con que hay muchos otros temas escondidos entre sus páginas.
Desde un punto de vista más formal, los flashbacks que a menudo suspenden la narración principal son de gran ayuda en el desarrollo de la historia entre Manuel y Uxía. De esta forma, el lector es testigo de la primera (y fallida) relación entre ellos, a la vez que presencia la segunda oportunidad en la que se embarcan y a la que hace referencia el título. Sin embargo, estas interrupciones no afectan al ritmo de la novela. Al buen ritmo también contribuyen el tipo de lenguaje utilizado, muy cuidado, así como la prevalencia del diálogo sobre largos párrafos descriptivos.
En definitiva, El Amor Siempre Llama Dos Veces es una novela que se puede disfrutar a varios niveles, cumpliendo con la función de entretenimiento y escapismo que a veces se asocia con la literatura romántica, a la par que nos invita a reflexionar sobre el mundo que nos rodea.
Mucha suerte mañana en la presentación, y espero que todo salga bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*